top of page

(BE MY) Valentine



No sé qué viste en mí que te llevó a querer adentrarte en mi universo. Estaba atrapado en un armario donde los recuerdos se amontonaban, temeroso de abandonarlo por miedo a perder la esencia misma que tanto amé en mí. Sentí que antes de cualquier paso, debía sanar; despojarme de la ilusión de que no estaba herido, desgarrado y en plena agonía. Algunas heridas aún pulsaban, y no había conjuro ni astro en mercurio capaz de alumbrar mis días. Sin embargo, tú comprendiste. Desplegaste una paciencia mágica, como si pudieras vislumbrar en mi mirada los reflejos de tus propias inquietudes, esos momentos en los que te sorprendiste riendo sin motivo, cuando pensabas que algo perdido para siempre no encontraría eco en ningún rincón de este y de otros universos.


Me viste quebrado, a pesar de mis esfuerzos por ocultarlo, y sin pretensiones de mostrar nuevos caminos, me guiaste hacia lugares que desafiaban la lógica. Tomaste mi mano y avivaste un fuego que reconocí al instante; era algo mágico, un sosiego adornado con flores de alhelí y acordes en re. Inadvertidamente, comencé a perdonarme por sentir tanto y a encontrar placer en aquello que antes tanto dolio. ¿Cómo es posible encontrar esperanza desde el dolor? Debí detenerme a reflexionar, comprender que, a veces, para construir es necesario deshacer, y que se requiere valentía para convertir el duelo en historia y continuar añadiendo puntos al final hasta que se transformen en puntos suspensivos.


Agradezco tu paciencia al permitirme sentir sin prisas. Este era un capítulo que necesitaba vivir, un pasaje por escribir antes de cambiar no solo de página, sino también de papel. Ahora me siento más ligero, más humano; he vuelto a entonar canciones, aprendí a soltar y creo que incluso me he reencontrado con lo que alguna vez fui. Debes haber sido increíblemente sutil, porque no supe cuándo, por mera magia, volví a esbozar una sonrisa. Tal vez mañana sea tan incierto como ayer, que queden aun mil nudos por deshacer, pero tengo un mar de amor que quisiera compartirte, y algunos deseos que no he podido cumplir, nos queda media vida por vivir, aunque sea un instante, quédate en mi.

Comentários


bottom of page